Voces ventosas y pegajosas

Maru:  Uno de estos días voy a matar a un telemarketer.

Pedro:  Los detesto, son insoportables. Después pienso que esa gente tiene un trabajo como cualquier otro y tiene que pagar las cuentas.

Maru:  Me tienen totalmente podrida. Y ¿sabés qué es lo peor? Esa voz que dice “Buenos días” y ya sabés que te quieren vender algo. Son voces ventosas y pegajosas, tienen ventosas para agarrarse, y sólo quieren vender.

Pedro:  No sos lo primera en quejarte, en todas partes del mundo la gente está harta, venden aparatos que te filtran este tipo de llamadas.

Maru:   Sí, seguro que te llama también un telemarketer para venderte las máquinas. ¡Es tan del siglo pasado! Como los vendedores ambulantes que viajaban golpeando las puertas, tocando timbres, para venderte una aspiradora.

Pedro: Sí o las enciclopedias Britannica. También, del siglo pasado.

Maru:  Es una invasión de tu privacidad lisa y llana. Te llaman a tu casa – a cualquier hora – y aparece esa voz ventosa “vendo, vendo, vendo”. Te das cuenta el tonito de inmediato. El otro día llamaron cuando estaba ocupada y antes de que pudiera decir qué vendía le dije que no quería comprar nada. La voz tuvo el atrevimiento de preguntarme si quería que llamaran en otro momento. ¿Qué parte de “no quiero comprar nada” no entendés?

Pedro:   A veces atendés y del otro lado hay un ruido como si vos estuvieses llamando y sonara el teléfono del otro lado. Como si llamaran al voleo a varios a la vez.

Maru:  Recién una voz ventosa dejó todos sus datos en un mensaje en el contestador de casa para que la llamemos YA así nos da un préstamo. La voy a llamar ya y le voy a preguntar si no me quiere comprar el teléfono. Es del siglo pasado y ya no lo usamos más. Los que más llaman son estos del marketing directo que directamente lo prohibimos en nuestra casa por invasión de la privacidad.

Pedro:  Hay un método mucho más divertido. Les podés hacer esto. (está en inglés)

Advertisements

6 Comments (+add yours?)

  1. Ana O'Reilly
    Feb 24, 2011 @ 17:01:47

    UUff! me hace acordar a cuando vivimos en Mississauga (afuera de Toronto) y como el depto estaba a nombre de un hindu, todos los santos dias llamaban para ofrecer llamadas con descuento a Pakistan o servicios financieros en la India. A veces no siquiera hablaban en ingles, directamente empezaban con namaste y bla bla bla. Al principio atendia y cortaba, despues ni atendia.

    Reply

  2. dialogos inventados
    Feb 24, 2011 @ 17:09:53

    Me gusta la palabra “namaste”, no se me hubiera ocurrido relacionarla al telemarketing. Ana, me sorprendiste, ¿Mississauga? Did I spell that correctly? Me desasnás.

    Reply

  3. Ana
    Feb 24, 2011 @ 17:39:00

    Me parece que namaste es un saludo, tipo shalom. Pedile a Marta y a Henry que lo googleen jaja!

    Los spelleaste correctamente. Mississauga es una ciudad que queda a unos 20 km de Toronto pero es parte del conglomerado urbano. Estuvimos ahi unos cuantos meses por el laburo de Sean. Tengo posts viejos en mi blog, si te interesa.

    Reply

  4. Matias
    Feb 24, 2011 @ 18:43:39

    El caso es simple y debería haber un proyecto de ley: Si usan mi casa como medio, que paguen como por cualquier otro medio. La TV, la puedo apagar, igual que la radio, la revista la puedo cerrar, puedo no hacer clic en un banner, pero una vez que me llaman por teléfono o me llenan de porquerías el buzón de mi casa, ya no tengo opción de “apagarlos” porque mi propia casa se ha convertido en un medio. Ya quedé expuesto al mensaje irrelevante de turno.
    Hacen plata ellos, hace plata la compañía de teléfono, hace plata el correo, y el único perejil que no ve un mango es al que le interrumpen la cena con la familia, el final de una película o un buen fierro con su pareja. ¿Alguien puede creer que eso sea justo, o normal? Que paguen un porcentaje de cada llamada a la persona que llaman, y un peso por cada sobre que nos mandan. Y a fin de mes, deberían encargarse de juntar y reciclar toda la porquería que mandaron. Así ellos llamarían menos y la gente se los bancaría más.
    Pero bueno, una de las cabecitas retorcidas de donde salió este invento del márketing directo es la de Karl Rove, amigos. Ergo, es maquiavélico desde su propio génesis!

    Reply

  5. dialogos inventados
    Feb 24, 2011 @ 19:32:32

    Matías, ¡Maru dice que te vota la propuesta YA!

    Reply

  6. Matias
    Feb 25, 2011 @ 16:17:29

    Ja! Y no nos olvidemos de las consultoras, que se dedican a vender nuestros datos e información personal sin que veamos un centavo! cual é que é?

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: