Como hacer un regalo

Diana: No sé vos pero a mí me encanta hacer regalos cuando no tengo la obligación de hacerlo.

Arnaldo: Se supone que uno hace regalos cuando tiene la obligación de hacerlo.

Diana: No necesariamente. Sí, tenés los cumpleaños, casamientos, aniversarios y Navidad y hasta, puaj, San Vanlentín.  Ahí salís corriendo a comprar algo y odio comprar bajo presión. Todos tenemos tantas cosas, stuff, cosas que no necesitamos y llega el día de tu cumpleaños y acumulás todos esos regalos; ni siquiera te sirven la mitad de las cosas. Muy linda la intención pero es bueno ser práctico. Me encanta ponerme en el lugar de la otra persona, imaginar exactamente que es lo que más le gustaría recibir. El regalo equivocado es comprar lo que te gusta a vos pero a la otra persona le parece horrible.

Arnaldo: Es cierto, no es fácil encontrar el regalo ideal.  Conozco gente que pidió que en vez de llevar regalos para el cumpleaños pidieron comida para donar.

Diana: Eso me parece mucho mas productivo. Lo que yo te decía es que me gusta encontrar el regalo perfecto para una amiga o para alguien de la familia. Pero para eso tenés que conocer bien a la persona en cuestión y comparle algo cuando lo encontrás donde lo encontrás, no bajo presión porque es el cumpleaños y tenés que salir corriendo a  comprar algo.

Arnaldo: Pero ¿qué hacés, comprás algo y lo guardás hasta que llegue el cumpleaños o se lo das en cuanto ves a tu amigo?

Diana: No tengo la paciencia para guardarlo, generalmente se lo doy.

Arnaldo: No te debe importar que alguien cambie lo que le regalás por otra cosa. Hay gente que se ofende.

Diana: Para nada… prefiero que cambien el regalo por algo que sí van a usar. Otra cosa que me gusta hacer es comprar algo que sé que a una Aque no se lo compraría ella misma porque es demasiado caro, puede ser una crema buenísima o un gel de baño prohibitivo pero irresistible. Lo que me parece una pérdida de tiempo es regalar por regalar.

Arnaldo: También están todos los regalos inapropiados. No me gusta que me regalen ropa ni perfume porque es algo muy personal.

Diana: Es verdad. Una vez la mujer de me viejo me regaló ropa interior. Qué desubicada. Encima era horrible. Hubiese preferido un jaboncito.

Advertisements

1 Comment (+add yours?)

  1. Ana
    Oct 11, 2011 @ 13:36:29

    A mi se me complica pegarle los talles a mis sobrinos, que crecen a lo loco 🙂

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: